viernes, 27 de enero de 2017

Un menor apuñala a cinco compañeros en un instituto de Alicante

Las víctimas sufren heridas leves. El joven, de 17 años, ha contado que sufría acoso escolar

Manrique C. Sánchez
Alicante
Un estudiante de 17 años ha sembrado el pánico este viernes en su instituto de Villena, en Alicante, al irrumpir en clase con un cuchillo y herir a cinco compañeros. El presunto agresor, un alumno de segundo curso de Bachiller con un expediente académico brillante, ha sido reducido por otro chico y detenido después por la Guardia Civil. Todas las víctimas han sido ya dadas de alta. Mientras tanto, el detenido ha sido atendido por unos cortes en los dedos y trasladado después a un hospital de la provincia para ser sometido a una exploración psiquiátrica.

El incidente se ha registrado sobre las 9.00 horas y ha obligado a suspender momentáneamente las clases. Según los testimonios recabados por EL PAÍS, el chico no acudió a la primera clase. A segunda hora, irrumpió en un aula donde se impartía la asignatura de Geografía e Historia. Estaba fuera de sí, blandía un cuchillo de cocina, dio un portazo, dijo que estaba "harto" y, ante la atónita mirada de los presentes, ha apuñalado a una compañera por la espalda. A continuación, hizo lo propio con otros cuatro estudiantes de su misma edad.

Uno de ellos resultó herido en el abdomen y el mentón, pero logró reducirlo. Se trata de Alejandro Vinader, precisamente el chaval que suele sentarse a su lado cada día en el Instituto de Enseñanza Secundaria (IES) Las Fuentes. Este chaval ha relatado hoy a los periodistas que aprovechó un descuido para reducirle. Él no se explica aún lo ocurrido. No cree que hubiera una situación de acoso escolar, aunque la Guardia Civil está estudiando esa línea de investigación. Es verdad que algunos compañeros se metían con él por sus excelentes notas. O que le hacían comentarios del tipo "Vaya chaqueta gordica que llevas". Nada, en definitiva, que mereciera el calificativo de bullyng.

De hecho, la administración educativa no tiene constancia de la existencia de ese supuesto acoso escolar. El alcalde de Villena, Francisco Javier Esquembre, ha señalado a este periódico que el presunto agresor jamás había dado muestras de un comportamiento agresivo. Parecía estar "integrado", aunque era un chaval algo "reservado", a veces "retraído", un poco "distante" y "solitario". Nada hacía presagiar por tanto que fuera a actuar como lo ha hecho.

"Miró a la clase fijamente, sacó un cuchillo y empezó a armar el alboroto. Solamente gritaba intentando hacer daño", ha relatado el compañero de pupitre que se echó encima de él para inmovilizarlo. Según su testimonio, no eran muy amigos porque él hacía gala de un "carácter cerrado". Sacaba muy buenas notas y dedicaba mucho tiempo al estudio en casa. Pero ambos hablaban en clase con normalidad. Algunos se metían con él porque era un muchacho "de sobresaliente" y solían llamarle despectivamente "empollón", ha apuntado otro alumno de 16 años.

El suceso ha provocado una honda conmoción entre el alumnado y el profesorado de este instituto. Muchos padres se han presentado en el centro para llevarse a sus hijos a casa. El consejo escolar ha decidido enviar a sus domicilios a los más mayores, los que cursan bachiller. Los de Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO), en cambio, han vuelto a las aulas horas después del incidente.

"Se ha generado una situación de mucha preocupación, de muchos nervios. Ha sido un choque emocional", en palabras del alcalde de Villena, Jaime Esquembre. El ayuntamiento ha enviado al instituto a un psicólogo para "calmar los ánimos, tranquilizar a los estudiantes y rebajar la tensión", mientras que la Consejería de Educación ha activado el protocolo autonómico de prevención de la violencia escolar.

Los profesores de los distintos cursos han colaborado para que la normalidad regresara a las aulas y han tratado de convencer a los alumnos de que el detenido ya no podía "hacer daño" y la situación estaba totalmente controlada. Pero sus argumentos chocaban con el ir y venir de agentes de la Policía Local y de la Guardia Civil, la presencia de ambulancias y el ulular de las sirenas.

La concejal de Seguridad Ciudadana de Villena, Esther Esquembre, ha calificado de acción "puntual" lo ocurrido y ha señalado que se ha actuado desde el primer momento para atender "el estado de ansiedad de los chavales" con psicólogos y personal de Cruz Roja. Por su parte, la dirección del IES se ha puesto en contacto con los padres para explicar la situación y les ha pedido que durante el fin de semana "tranquilicen" a sus hijos y traten de dar una sensación de "normalidad".

En el ataque han resultado heridos cinco alumnos de 17 años, aunque solo dos de ellos han tenido que recibir puntos de sutura. Tres de estos estudiantes también han tenido que ser atendidos por crisis de ansiedad. Por ese mismo estado de nervios han sido asistidas tres personas más: una chica de 17 años, la profesora que impartía la clase, de 54 años, y un chico de 13.

Las primeras informaciones apuntan a que el presunto agresor no tenía una relación estrecha con los agredidos. Al contrario, todo apunta a que elegió a sus víctimas de forma aleatoria, al ser las primeras con que se topó tras entrar de forma abrupta en el aula. La Fiscalía de Menores ha confirmado que el asaltante no tiene antecedentes delictivos ni expedientes de protección abiertos en la institución.

No hay comentarios: