miércoles, 2 de noviembre de 2016

Bloque de Estudiantes: manifiesto huelga 26O

El Bloque de Estudiantes exige la inmediata derogación de la LOMCE y del plan 3+2 para las universidades. 

Consideramos que el plan 3+2 va más allá de la cuestión económica. No sólo pretende encarecer los estudios universitarios, si no también es una eficiente forma de elitización de la formación superior, ya que se reducen los grados a 3 años, disminuyendo la calidad de éstos, y se alargan los masters que realmente finalizan la formación a 2 años, suponiendo esto, una barrera para las familias trabajadoras que no se pueden permitir pagar 2 años de master a una media de 4.000€ anuales. La lucha debe ser nuestra, de los propios estudiantes y sin politización alguna por parte de los grandes partidos. El propio sindicato de estudiantes se ha convertido en una marioneta de los mal llamados socialistas del PSOE, con una dirección que dejo hace años de ser estudiante, cada día un poco menos consciente de nuestras preocupaciones reales y un poco más marioneta-instrumento de un poder político que sólo vela por sus intereses.

Con esta nueva ley se pretende además cribar a un mayor número de alumnos al final de la ESO y Bachillerato, con reválidas completamente arbitrarias y cuyo único motivo es reducir drásticamente la afluencia de alumnos a la universidad, afectando mayormente esta medida a los hijos e hijas de las familias trabajadoras pues los exámenes de acceso a la universidad pasarán además a ser de pago individual por cada universidad añadiendo otra dificultad a familias incapaces de afrontar más de un pago. 

También buscamos la incorporación de los estudios no reglados a la universidad, no entendemos porque una persona que estudia una carrera musical o dramática no adquiere el mismo nivel de estudios que una persona que estudia administración, filología o matemáticas. 

En cuanto a la FP, la falta de oferta por parte de la administración, favorece el trabajo de empresas privadas en estos campos, privatizando de forma muy sutil, una posible salida para las personas que no pueden permitirse una carrera y quieren seguir aprendiendo. Consideramos esto un ataque más a la gratuidad del sistema educativo y por supuesto a su condición de Público y de Calidad. 

Por otro lado, estos alumnos que deciden estudiar FP, ven como, si quieren adquirir el título, deben realizar las llamadas FCTs en empresas privadas, en la mayoría de los casos sin remuneración. Se pretende hacer ver que las empresas hacen un esfuerzo para poder ofrecer esas prácticas, pero en realidad, es un gran negocio. A pesar de que en principio las prácticas deben ser formativas y siempre acompañado de un profesional, en muchísimos casos, por no decir en la mayoría, estas prácticas se convierten en un trabajo, produciendo beneficios como un trabajador profesional y contratado. Lo más doloroso es que los alumnos lo aceptan y realizan con ganas, pensando que cuando terminen su formación serán contratados. Pero nada más lejos de la realidad. Las empresas se nutren de estudiantes en prácticas mediante convenios con las instituciones educativas, de modo que pueden prescindir de algunos trabajadores, al menos durante ciertos periodos de tiempo y por supuesto, no necesitan contratar a más gente, por lo que en la mayoría de los casos, los estudiantes al terminar la formación profesional quedan desempleados. 

Hablando un poco de las enseñanzas medias y su situación, ya se ven algunos efectos, como la reducción del número de horas de educación plástica, educación musical, o el aumento desmesurado del número de alumnos que, a pesar de en años anteriores cursar Alternativa a la religión, ahora se matriculan de ésta con el fin de aprobar con mayor facilidad que en la asignatura de valores que se imparte de forma paralela. Esto deja en un segundo plano las educaciones artísticas, priorizando el estudio de la religión católica. 

Por otro lado, que el alumnado de diversificación disfrute de esta oportunidad en 2º y 3º curso en vez de en 3º y 4º, supone que en 4º de la ESO estos alumnos retornan al ritmo ordinario para superar el último curso de esta etapa, lo que según pedagogos y psicólogos puede suponer una dificultad para superar el curso y en su caso la reválida correspondiente. Creemos que ésta, es otra forma de expulsar a personas con dificultades del sistema educativo y elitizarlo. 

Cuando hemos llegado a nuestros centros y hemos tratado de movilizar a nuestros compañeros, en muchos casos nos hemos encontrado con muchas trabas; a parte de las impuestas por la administración como papeleo, también nos hemos encontrado trabas por parte de los equipos directivos e incluso los propios docentes, lo que nos duele de verdad, ya que parece que no entienden que esto que nos trae hoy aquí también les afecta como profesionales, como padres y como futuros jubilados. 

Estos docentes, al tratar las convocatorias de huelga estudiantil en clase, hablaban de ellas como algo completamente ilegal y radical, que los estudiantes realizaban para no ir a clase. Llegando a poner exámenes esos días e incluso amenazando con sanciones de expediente. Los mismos docentes que son incapaces de solidarizarse con sus propios compañeros de trabajo interinos, los cuales cumplen una función esencial en la enseñanza de este país cubriendo puestos de trabajo en los centros por unas condiciones laborales pésimas, algunos teniendo incluso que poner dinero de su bolsillo a la hora de trabajar fuera de su provincia debido a los bajos sueldos y con el objetivo de poder mantenerse en la bolsa de trabajo. Respecto a esto lo que debemos hacer los estudiantes viendo la pasividad de los sindicatos de profesores es solidarizarnos con ellos pues su lucha también es la nuestra. 

Nos gustaría recordar a esos docentes que si están contentos con la situación actual, deberían respetar las leyes educativas que no quieren cambiar entre las que se encuentran ciertas enmiendas que parecen haber olvidado. Como el Artículo 8, párrafo 2 de la ley 8/1995 en el que se reconoce el derecho a faltar a clase de forma colectiva sin sanción ni repercusión ninguna. El artículo 26 del real decreto 732/1995 que reconoce el derecho a la libertad de expresión en el aula. El artículo 25 del real decreto 732/1995 que reconoce el derecho a la información acerca de la situación de su centro y de todo el sistema educativo o, por ejemplo, el artículo 28 del real decreto 732/1995 que define como los directores de los centros deben asegurar el derecho a reunión de los alumnos dentro del horario y del centro escolar, cediéndoles salas o aulas con ese fin. 

Creemos en una lucha conjunta de Estudiantes, Docentes, Padres y Personal no docente perteneciente a la comunidad educativa, para generar un sistema educativo más justo y de mayor calidad. 

POR UNA EDUCACIÓN LIBRE DE INTERESES PRIVADOS, LAICA, GRATUITA, PÚBLICA y DE CALIDAD.

No hay comentarios: