miércoles, 28 de octubre de 2015

Los padres de la escuela pública reclaman la reducción de las tareas escolares a los alumnos

La Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos rechaza las obligaciones que impone la Lomce a las familias 

Pilar Pecharromán y José Salido, ayer en la reunión. Antonio de Torre                                                                De cara a las próximas elecciones, la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (Ceapa) recuerda a los partidos políticos que así lo han expresado que cumplan el compromiso de derogar la Lomce, una ley «discriminatoria en cuanto a la participación de las familias». Así lo transmitió José Salido, presidente de la Ceapa, a quienes asistieron a la asamblea informativa convocada por la Plataforma por la Escuela Pública de Segovia. La confederación está especialmente preocupada por la carga de deberes que se llevan los escolares a casa, además de por los compromisos que impone a ley a las familias, y tiene previsto plantear al Ministerio de Educación que se reduzcan.
Salido hizo hincapié en varias cuestiones que implica la aplicación de la Lomce, pero en especial la relativa a las tareas para casa de los escolares. «Cada vez les mandan más deberes», señaló. «Hay familias que no pueden salir un puente a ver a sus familiares por la cantidad de deberes que les ponen a sus hijos, y familias que no pueden ayudarles en casa porque no saben o no tienen tiempo y acaban pagando clases particulares porque si no a sus hijos les sancionan», recalcó.
Para el presidente de la Ceapa esta imposición de deberes excesivos es «una medida discriminatoria porque genera desigualdades tremendas entre las familias», porque depende de la capacidad económica para pagar clases particulares y compensar «la complementariedad que no se da en los centros», con lo que «se responsabiliza a los padres del recorrido académico de sus hijos».
Derechos del niño
Eso sin contar, añadió Salido, con que los deberes en exceso «colisionan con los derechos del niño en cuanto a sociabilidad, juego y la gestión autónoma de su propio tiempo libre». Sería así porque «hay chicos de ocho, diez u once años que tienen una media de 50 horas lectivas a la semana. Y ningún adulto tenemos, o no deberíamos tener, más de 40 horas semanales, menos aún los alumnos por la tensión que les genera».
Por estos motivos la Ceapa va a iniciar una campaña y va a plantear al ministro de Educación que «esté recogido en el sistema educativo que las actividades curriculares se ciñan únicamente al horario lectivo y no puedan tener consecuencias en los educandos». En este sentido, declaró que el documento denominado ‘Familia Centro’ –con el que en lugar de implicarles en la gestión de la vida en los colegios «ratifica su discriminación»– «no tiene cabida ni sentido» porque «las familias no tienen capacidad para negarse a algo que les presenta un docente, una autoridad».
Además, indicó Salido que, al comprometer a las familias «a unas obligaciones que complementen la formación de sus hijos, la Administración educativa está asumiendo que no se da toda la formación en el horario lectivo ni dentro de los centros, que el sistema no está haciendo lo que debería, traslada demasiado a las familias y también invade nuestra vida privada».

No hay comentarios: