viernes, 11 de septiembre de 2015

Más de 2.600 alumnos comerán en los colegios pese a los últimos incidentes


Una empresa externa hará evaluaciones trimestrales de la calidad y el nivel de satisfacción

  •  
    Los colegios de Infantil y Primaria tienen todo listo para el desembarco de hoy. En Segovia, alrededor de 13.300 escolares tomarán las aulas y los pasillos en el primer día del nuevo curso. Dentro de una semana, el turno será para los estudiantes de Secundaria y Bachillerato; y más tarde, les tocará a los alumnos de las enseñanzas artísticas. Ante este regreso escalonado a los centros docentes, «estamos más que preparados para dar una enseñanza de calidad, equidad y empleabilidad», apuntaló ayer el delegado territorial de la Junta, Javier López-Escobar, durante la extensa y detallada presentación del ejercicio académico a estrenar.
    Infinidad de números y porcentajes sobre escolarización, programas o prestaciones complementarias, y algunas novedades envueltas en el papel de la reforma educativa que supone la aplicación de la Lomce.
    La vigilancia oficial estará ojo avizor para que la enorme maquinaria que mueve el sistema no falle. Y esa atención será especial sobre el servicio de comedor. Las inspecciones que desarrollará la Administración regional desde el punto de vista sanitario serán permanentes y constantes, ha advertido el delegado. López-Escobar hizo hincapié en que los controles serán más férreos para evitar los incidentes del pasado curso. A recordar: primero, las larvas de gorgojo en la sopa que padecieron los comensales del colegio de Trescasas; y luego, la gota que colmó el vaso de la paciencia con el hallazgo de una tuerca en un puré servido en el colegio público La Atalaya de Palazuelos de Eresma.
    De momento, la Consejería de Educación se ha reafirmado en su decisión de resolver de forma definitiva el contrato con la adjudicataria de la prestación. Así lo aseguró ya el director general de Política Educativa de la Junta, Fernando Sánchez-Pascuala. Su departamento mantiene el expediente de suspensión de los lotes de 19 colegios de la provincia que sufrieron problemas. La propuesta de resolución del contrato con la unión temporal de empresas formada por Serunión y Grupo Lince Asprona es firme, pero ha de ser aprobada por el Consejo Consultivo de Castilla y León.

    «Podemos estar tranquilos»

    Mientras se desentraña el ovillo administrativo, Aramark dará el servicio de comidas en los comedores de esos 19 colegios, al menos durante el primer trimestre del curso. Por su parte, la Consejería de Educación proseguirá con el procedimiento negociado (dadas las circunstancias extraordinarias de la situación) para adjudicarlo a una nueva empresa mediante procedimiento negociado, probablemente a comienzos del segundo trimestre del curso, indicó Sánchez-Pascuala a finales del mes de agosto en su visita a Segovia.
    «Podemos estar tranquilos», zanjó el delegado territorial confiando en que los episodios de hace unos meses sean realmente problemas aislados. Por si acaso, apuntaló el llamamiento a la normalidad con el resultado de una encuesta piloto elaborada de manera externa por la empresa Sigma 2, especializada en consultas. La evaluación otorga un siete sobre diez al servicio de comedor escolar. Esta calificación de notable mide tanto la calidad del menú como la satisfacción del comensal. La principal novedad de esta encuesta es la amplitud de la muestra y el hecho de que está realizada de forma extraoficial para evitar suspicacias, dio a entender Javier López-Escobar.

    Análisis más completo

    Precisamente, otra de las novedades que trae consigo el nuevo curso va a ser el examen trimestral al que se someterán los comedores escolares por parte de esta empresa, y que se unirán a las inspecciones «constantes» que llevará a cabo la Junta de Castilla y León y que se reanudarán a partir de hoy mismo, señaló el responsable autonómico. Esta vigilancia será más completa, ya que analizará «más parámetros» para conocer detalladamente la calidad y la percepción de seguridad.
    Según los números que maneja la Dirección de Educación, los problemas acaecidos el curso pasado no se han dejado notar en las inscripciones. Son 41 centros docentes los que dispondrán de comedor escolar. En total, los alumnos que harán uso de esta prestación complementaria suman 2.676 comensales. 

    nsa y detallada presentación del ejercicio académico a estrenar.
    Infinidad de números y porcentajes sobre escolarización, programas o prestaciones complementarias, y algunas novedades envueltas en el papel de la reforma educativa que supone la aplicación de la Lomce.
    La vigilancia oficial estará ojo avizor para que la enorme maquinaria que mueve el sistema no falle. Y esa atención será especial sobre el servicio de comedor. Las inspecciones que desarrollará la Administración regional desde el punto de vista sanitario serán permanentes y constantes, ha advertido el delegado. López-Escobar hizo hincapié en que los controles serán más férreos para evitar los incidentes del pasado curso. A recordar: primero, las larvas de gorgojo en la sopa que padecieron los comensales del colegio de Trescasas; y luego, la gota que colmó el vaso de la paciencia con el hallazgo de una tuerca en un puré servido en el colegio público La Atalaya de Palazuelos de Eresma.

 

No hay comentarios: