jueves, 28 de mayo de 2015

Boicot de los padres gallegos a la reválida en los centros públicos


Más de la mitad de los alumnos de tercero de Primaria ha faltado a clase para evitar el examen, según APA y sindicatos

 Ourense 27 MAY 2015 - 17:46 CEST
Los padres gallegos han boicoteado hoy, no llevando a sus hijos a los colegios públicos, la evaluación individualizada que contempla la Lomce en 3º curso de Primaria: una especie de reválida para conocer las competencias de los alumnos de ocho años. El plantón continuará mañana, último día del examen. El conselleiro de Cultura, Educación y Ordenación Universitaria, Román Rodríguez, ha minimizado la incidencia de la huelga de padres cifrando en un 20% la cantidad de escolares que no han ido a clases;"un porcentaje pequeño", precisó durante una comparecencia parlamentaria, aunque según ha reconocido después su gabinete, el dato abarca también a los centros concertados y privados, en donde la práctica totalidad acudió a las clases.
LAConfederación de Asociaciones de Padres de Galicia (Confapa) y la Confederación de Ampas Gallegas elevan a un 58,7% el porcentaje de alumnos que no han hecho hoy la prueba. "Sabíamos de antemano que para muchas familias la conciliación es imposible y no tendrían más remedio que enviar a los niños", señala la presidenta de la Confapa, Helena Gómez, a dificultad de los padres.
La opción de no llevar a los escolares al colegio ha sido "la única posible" para los padres, que se oponen a "someter a unos niños tan pequeños al estrés de un examen que según la propia Xunta no sirve para nada". Sostienen que Educación no ha aceptado justificantes familiares de ningún tipo, con lo que han optado por la huelga de asistencia. Asociaciones de padres como la de la capital ourensana, organizó ayer actividades culturales para los alumnos de 3º de Primaria en el Auditorio de la ciudad en el mismo horario que la prueba para "facilitar la conciliación" a las familias que querían boicotear el examen.
Los sindicatos de profesores se han manifestado también en contra de esta revalida que tildan de "aberración pedagógica" ya que, señalan,"cuestiona el trabajo de los docentes". Además, sostienen que la Consellería de Educación les comunicó que deberán corregirán ellos los exámenes, una decisión que en su opinióN, incumpLe uno de las apartados de la propia Lomce, que recoge que la "evaluación será externa”.
Todos los grupos políticos con representación en el Parlamento gallego, excepto el PP, se han opuesto a la celebración de este examen respaldando una moción presentada por AGE (Agrupación Galega de Esqueda) que pedía su supresión. Fue rechazada con los votos mayoritarios del Gobierno gallego, con el argumento de que se trata de "evaluar el sistema educativo" y no supoNdrá repeticiones de curso para los alumnos.
Los sindicatos están convencidos de que, aunque la Xunta diga lo contrario, el examen "sí va a contar" en el expediente académico de los niños.

No hay comentarios: