lunes, 2 de febrero de 2015

Los docentes del ‘Marqués de Lozoya’ recibieron una charla de psicología


El doctor Martín Vargas, jefe de Psiquiatría del Hospital General de Segovia, celebró un coloquio sobre las preocupaciones actuales de los adolescentes y su tratamiento.
Chantal Núñez - Cuéllar
19-1(927).jpgEl claustro de profesores del IES Marqués de Lozoya recibió una interesante charla del jefe de Psiquiatría del Hospital General de Segovia. A través de la encargada de Salud Mental del centro de salud de la villa, se contactó con el doctor Martín Vargas para asesorar a los profesores en su trato con los adolescentes del instituto. Los dos casos de suicidio de jóvenes el año pasado y recientemente, han provocado que tanto directivos como profesorado se hayan interesado por este tema. Alumnos y profesores han vivido momentos duros y los consejos profesionales se han tomado como una herramienta para superarlos más fácilmente.
Martín Vargas expuso con claridad cuáles son las fases por las que se pasa tras hechos de este tipo: impacto, “anestesia emocional”, negación, depresión, “digestión de los sentimientos”, tristeza y vuelta a la normalidad. Hizo hincapié en la escucha y la tarea de los docentes de actuar, en ocasiones, como verdaderos psicoterapeutas para que los alumnos expresen sus sentimientos. En todo momento dejó claro que no existe una prevención directa de la conducta suicida, al igual que es complicado detectar los casos, pero sí hay unas herramientas de prevención indirecta sobre factores determinantes. Uno de ellos y muy común es el consumo de cannabis; esta sustancia contiene cada vez más componentes adictivos que además generan un trastorno psiquiátrico a lo largo del tiempo, y los cerebros que aún no han terminado de madurar, lo harán de manera psicótica. Por ello insistió en mostrar a los alumnos las consecuencias objetivas de su consumo, que sean ellos mismos los que verbalicen los aspectos negativos de esta droga. Otros factores destacados por el doctor fueron el sueño, el aprendizaje del fomento de emociones positivas y el cuidado del llamado “colchón social”. Estas son normas básicas de salud mental y prevención de ese tipo de conductas, aplicables también a los adolescentes y jóvenes.
“Si buscamos en Google información al respecto, tardan 0,17 segundos en aparecer multitud de páginas que ponen los pelos de punta, además del teléfono de la esperanza, por suerte”, señaló el doctor. Por supuesto, las redes sociales suponen un nuevo flanco contra el que luchar; demasiados canales de comunicación abiertos sin control alguno que ejercen presiones e influencias sobre los adolescentes. En general, los consejos básicos fueron que los docentes deben compartir con sus alumnos las emociones tras los hechos, empatizar y sobre todo, afrontar de manera positiva la superación. Desde el instituto y el centro de salud se quiere interactuar con los jóvenes a través de diversas actividades en tutoría, charlas y reuniones con los padres.

No hay comentarios: