jueves, 13 de noviembre de 2014

La Fedampa insiste en el incumplimiento del contrato por el “incidente grave” de Serunion en Trescasas


La federación ha convocado esta tarde a una concentración junto a la Dirección Provincial
GONZALO AYUSO - SEGOVIA
La federación provincial de asociaciones de madres y padres de alumnos —Fedampa ‘Antonio Machado’— ha dirigido un escrito al consejero de Educación, Juan José Mateos, y al director provincial, Antonio Rodríguez Belloso, para exigir un nuevo contrato donde se garantice por escrito el mantenimiento de todas y cada una de las cocinas in situ que funcionan actualmente en centros públicos de Segovia, así como una serie de controles de calidad para aquellos donde no sea posible instaurar estas cocinas y los menús tengan que servirse por una empresa de catering.
La Fedampa, que agrupa a 76 asociaciones, ha convocado para hoy una concentración, frente a la sede de la Dirección Provincial de Educación, a las seis de la tarde, para expresar la queja de los padres “por la mala gestión llevada a cabo” en el incidente de comida servida con gusanos en el CEIP Las Cañadas de la localidad de Trescasas.
Aunque desde este colectivo insisten en que “no ha supuesto una alarma alimentaria”, sí afirman que conlleva “un incumplimiento del contrato” firmado el pasado verano.
Recuerda la federación segoviana que nadie se puso en contacto ni con sus representantes ni con los de las asociaciones de madres y padres durante esa crisis y emplazan al consejero y al director provincial a que depuren responsabilidades profesionales, institucionales y políticas, advirtiendo que si no se cumplen sus peticiones “nos veremos obligados a pedir sus dimisiones como responsables institucionales de Educación”.
Entre las reivindicaciones en cuanto al control de calidad del servicio de catering se encuentra el que los padres sean informados de todos los resultados de los análisis y criterios de control llevados a cabo por la empresa que sirva los menús, que la comida se cocine a diario y no llegue a los niños a la mesa entre 16 ó 20 días después de su elaboración y que la Junta de Castilla y León realice controles periódicos que incluyan análisis microbiológicos para garantizar la calidad y cantidad de los menús.
Además exige que los padres representados en el Consejo Escolar puedan inspeccionar, cuando lo crean oportuno, los menús y las instalaciones del comedor.
Por otro lado, la Fedampa reprocha a la Consejería que no se tenga en cuenta las opiniones de los padres para un Plan Global de Mejora de los comedores escolares. “No nos sentimos representados, debido a la forma en la que se han desatendido e ignorado nuestras preocupaciones, causándose una tremenda sensación de orfandad”, señala.

No hay comentarios: