lunes, 20 de octubre de 2014

Sánchez-Pascuala garantiza que “ningún alumno ingirió gorgojos”


El director general de Política Educativa detalla que hay tres líneas de investigación para determinar si la aparición de larvas en comedores escolares es negligencia o accidente
GUILLERMO HERRERO / PURI BRAVO - SEGOVIA

“Ningún alumno ingirió gorgojos”. De forma tajante se manifiesta el director general de Política Educativa de la Junta, Fernando Sánchez-Pascuala, intentando poner diques a la sombra de duda que se extiende por la comunidad educativa después de que el día 9 de octubre se encontraran larvas de gusano en el menú de seis comedores escolares de Castilla y León, entre ellos el CEIP Las Cañadas, de Trescasas.


En declaraciones realizadas en Sepúlveda el sábado, Sánchez-Pascuala explicó que los certificados de la empresa responsable del servicio (Serunión) y los testimonios de los monitores aseguran que “ningún niño comió de la sopa que pudiera tener gorgojo”. Precisó también que las larvas, —supuestamente de insectos coleópteros de pequeño tamaño—, llegaron a cuatro comedores de los seis centros afectados, y fueron vistas “en el primer servicio que hicieron las monitoras” que procedieron a retirar los platos con la sopa de cocido. De esta forma, el director general de Política Educativa de la Junta, pretende evitar “opiniones no fundamentadas” para no alarmar a la población ante un hecho que considera “fortuito, en el sentido de que no es habitual” dentro de un servicio que llega a los 35.000 alumnos que acuden a diario a los comedores escolares de Castilla y León.
Para Sánchez-Pascuala se trata de una “situación desagradable y grave, que no tendría que haberse producido”, pero mantiene que no puede ser considerada una alarma sanitaria porque “la salud de los alumnos no corría riesgo”.
Con distintos llamamientos a la tranquilidad, el representante de la Consejería de Educación indicó que hay que esperar a que los especialistas determinen las causas y analicen los hechos para tomar medidas. Los resultados de los análisis de las muestras tomadas se darán a conocer esta semana, probablemente el martes, cuando arranque en el Pleno de las Cortes regionales, donde el caso de larvas de gorgojos en la sopa de seis comedores escolares en centros de León y Segovia se colará en el debate del proyecto de presupuestos de Castilla y León para 2015.
La Junta de Castilla y León tiene en marcha tres investigaciones. Por un lado, la Consejería de Educación ha encargado una auditoría externa a un laboratorio especializado en calidad alimentaria de Salamanca; por otro, la Consejería de Sanidad está llevando a cabo investigaciones de oficio, y además, según detalló el pasado sábado Sánchez-Pascuala, la Administración regional ha solicitado una auditoria interna a la empresa Serunión, que entregará esta semana.
Con estas tres investigaciones la Junta pretende determinar responsabilidades y si son achacables a una negligencia o a un accidente. “Si fuera una negligencia —comentó el director general de Política Educativa de la Junta—tendría que afectar a la relación contractual que tenemos con la empresa en alguna medida, que puede ir desde la rescisión a penalidades económicas; y si fuera un accidente, lógicamente hay que reforzar los protocolos para ver en qué punto el protocolo ha podido fallar”.
Sánchez Pascuala aseguró a esta redacción que según los nutricionistas en la restauración colectiva “no hay riesgo cero” pero añadió acto seguido que “evidentemente, hay que minimizarlos al máximo”.
El protocolo de funcionamiento de los comedores escolares de Castilla y León es “tremendamente exigente”, apuntó el representante de la Consejería de Educación, argumentando que los pliegos de condiciones para adjudicar el servicio de comedor a las empresas “son exactamente los que recomienda la Agencia Española de Protección Alimentaria” y, además, están supervisados por una universidad. Aún así, situaciones como la vivida en el colegio de Trescasas “pueden ocurrir, pero lo que hay que hacer es actuar con rapidez que es lo que creo que hemos hecho nosotros”.


CC.OO: “A Sánchez Pascuala le crecen los gorgojos”
La Federación de Enseñanza de CC.OO. en Castilla y León considera que al director general de Política Educativa “le crecen los gorgojos”, tras confirmar éste la ausencia de controles externos en los alimentos de los comedores escolares, informa Europa Press.
En relación a la aparición de larvas de gorgojos en la comida de algunos centros en León y Segovia, CC.OO, a través de un comunicado, recuerda que ya el pasado mes de abril denunció la falta de controles externos en los comedores escolares, la falta de calidad de la comida y la subida del precio de los menús, al tiempo que exigía que se devolvieran dichos controles a los laboratorios de las Universidades Públicas de Castilla y León, “de donde no tenían que haber salido”.Finalmente, la ausencia de los mismos, denuncia el sindicato, ha hecho que la comida suministrada no reuniera las mínimas condiciones que determina la propia Junta de Castilla y León y la normativa vigente.

No hay comentarios: