jueves, 16 de octubre de 2014

López Escobar pide “confianza” en el servicio de los comedores escolares


El delegado territorial de la Junta califica de “pequeño incidente” la aparición de larvas en la comida del colegio de Trescasas, de la que dice que se da “con las mayores garantías”.
G.H. - Segovia


Un paquete de cinco kilos de fideos en mal estado.- De acuerdo a las explicaciones ofrecidas por López Escobar, siguiendo la versión de la empresa concesionaria del servicio (Serunión), un paquete de cinco kilos de fideos, con fecha de caducidad de 30 de noviembre de 2016, ha provocado el suceso. “Según la empresa, solamente hay un lote afectado”, indicó el delegado territorial de la Junta, quien descartó que el problema pueda aparecer en más centros escolares de la provincia.


“Tranquilidad”. Esa fue la palabra más citada ayer por el delegado territorial de la Junta, Javier López Escobar, en su comparecencia antes los medios de comunicación con motivo de la aparición de gorgojos, insectos coleópteros de pequeño tamaño, en uno de los platos del menú diario previsto para el pasado 9 de octubre en el comedor escolar del CEIP Las Cañadas, de Trescasas. López Escobar quiso lanzar un mensaje de “tranquilidad” a los padres de los alumnos, a quienes pidió “confianza en el servicio”, asegurando a renglón seguido que se da “con todas las garantías”. Aseguró, además, que en este asunto la Junta ha actuado con celeridad “en cuanto tuvo conocimiento del hecho”, al que calificó de “pequeño incidente”.
En la misma línea que la información facilitada por la Consejería de Educación, López Escobar explicó ayer que las larvas de gorgojo se detectaron el 9 de octubre, insistiendo en que el plato con los insectos “no llegó a ser ingerido por los alumnos”, y agregando que si hubiera sucedido lo contrario “no habría supuesto un riesgo para la salud” de los consumidores. No obstante, el delegado territorial sostuvo que el compromiso de la Junta “no es solo con la salud sino también con la calidad del servicio”.
López Escobar señaló que la Junta ha abierto “una investigación doble” para esclarecer el caso. Por una parte, desde la propia Administración regional, la Consejería de Educación encargará a un perito verificar las normas de calidad de las empresas contratadas por la Junta para dar servicio a los comedores escolares; mientras, la Consejería de Sanidad investigará las muestras recibidas de gorgojo. Por otra parte, el delegado territorial anunció que la Junta realizará una auditoría externa para comprobar la trazabilidad de los alimentos que llegan a los comedores escolares.
Aunque López Escobar consideró la aparición de gorgojos como “un problema puntual” que “podría haber ocurrido en cualquier lugar”, sí afirmó que “si ahora no lo hemos evitado hay que averiguar exactamente dónde hemos cometido el error, para corregirlo e impedir que vuelva a suceder”.
A preguntas de los periodistas, sobre la posibilidad de que la Junta dé marcha atrás a su intención de implantar un sistema de catering en los comedores escolares, López Escobar se mostró tajante, asegurando que “no hay ninguna relación entre el sistema y este pequeño problema puntual”, recordando que él único precedente de la aparición de gorgojos en el menú de centros escolares se produjo hace cuatro años, en el comedor de un colegio con “cocina tradicional”. Para acabar, López Escobar indicó que si, como consecuencia de las investigaciones, se apreciara algún tipo de negligencia por parte de la empresa concesionaria de servicio, ello sería causa de rescisión del contrato, si bien pronosticó que “no creo que lleguemos a ese extremo”.


López Escobar se congratuló de que hoy en día se pueda conocer la trazabilidad de los alimentos, de forma que la investigación en curso descubrirá todo el camino del alimento, desde su recolección hasta que llega a la mesa, y así “se podrá saber dónde se ha producido la contaminación”. En cualquier caso, López Escobar advirtió que, dada la fisiología del gorgojo “puede no ser visto hasta que no eclosiona y, por tanto, escapar a los controles que se realicen”.
Al ser preguntado por el nombre de la empresa que comercializa los fideos, López Escobar dijo desconocerlo, para añadir a renglón seguido que “no sería bueno difundir su nombre” por el daño que pudiera sufrir a costa de su error. “Una vez —señaló, a modo de testimonio— en mi casa pasó algo similar, con un producto de una de las empresas más importantes de alimentación el país. Les enviamos ‘el bicho’ y tuvieron la amabilidad de disculparse y enviarnos un lote de productos”. “Esto —concluyó López Escobar— puede ocurrir, lo importante es estar atentos y conseguir que se cumplan todos los controles”.

No hay comentarios: