domingo, 19 de octubre de 2014

Desaparecen de los colegios las muestras de sopa obligadas para la inspección

El Servicio Territorial de Sanidad no las halló al inspeccionar los centros de León donde hubo gusanos / Serunión reconoce que se las ha llevado porque las retira «diariamente»

F. RAMOS / A. CALVO 17/10/2014


Desaparecen de los colegios las muestras testigo de la sopa de cocido que la empresa Serunión sirvió con gusanos en cinco centros de León. La empresa adjudicataria se apropia de todas estas pruebas necesarias para una inspección sanitaria y de salud pública, según confirma a este periódico el Servicio Territorial de Sanidad de la delegación de la Junta en León.
Este servicio ordenó anteayer inspeccionar los comedores escolares de los cinco centros leoneses en los que el pasado jueves día 9 se produjo el incidente sanitario que ya avanzó este periódico. Y para su sorpresa no halló en ellos las muestras de sopa que, según sostienen fuentes del Servicio Territorial, por obligación toda empresa debe conservar al menos siete días congeladas por si recibe la visita rutinaria y sorpresa de los inspectores.

La compañía adjudicataria del catering de estos centros lo reconoce y confirma que «todas las muestras testigo se recogen a diario», añade que «se analizan en caso de necesidad», como asegura que está sucediendo, y mantiene que «cumple los protocolos».
Serunión, con sede en Valladolid, explica que se encuentra en proceso de analizar las muestras, pero todavía no tiene resultados.

El Servicio Territorial de Sanidad, que ante la falta de muestras no pudo anteayer realizar el control, es el encargado de realizar todas las inspecciones de consumo y sanitarias de todos los negocios de alimentación y hostelería de Castilla y León.
Activó estos controles anteayer porque ese mismo día 15, a las 11.02 horas, la delegación registró una denuncia, a la que ha tenido acceso este periódico, de la Asociación de padres y madres del colegio público leonés Antonio de Valbuena, uno de los seis centros –cinco de León y uno de Segovia– en los que aparecieron larvas de gorgojo en la sopa de lluvia. Al conocer el contenido de la denuncia procedió a efectuar las revisiones.
En su reclamación el Ampa afirma que es «un hecho de gravedad que crea una indudable alarma social porque, en principio, los afectados desconocen cuáles van a ser las medidas adoptadas por las administraciones para garantizar la calidad en los comedores».
Esta es la tercera denuncia que presenta este Ampa. El día anterior remitió otro escrito a la Dirección Provincial de Educación, donde el director del centro ya había dado parte, y al día siguiente de producirse el incidente lo denunció ante el colegio.
En el documento que presentó en la Dirección Provincial, la asociación habla de más deficiencias. Critica que «la comida es escasa y el tipo de menú nada atractivo para los niños» y añade que «está poco adaptado a sus necesidades porque muchos de ellos piden comida en cuanto llegan a casa».
También reflejan quejas detalladas como que en las comidas de lo que va de curso «las patatas eran duras y las cremas han estado ácidas y aguadas».
Por todo esto, y sobre todo por la aparición de gusanos, reclaman «modificaciones en los menús para que sean más apetecibles, mayor control de la comida con inspecciones periódicas, mejores condiciones de elaboración y que los padres estén informados de los trámites por lo sucedido el día 9».

No hay comentarios: