viernes, 19 de septiembre de 2014

La Defensora del Pueblo aboga por lograr la gratuidad para los libros de texto


Soledad Becerril defendió ayer la universidad como lugar de aprendizaje para la vida en su lección inaugural en IE Universidad.
Gonzalo Ayuso - Segovia


La defensora del pueblo, Soledad Becerril, que ayer pronunció la lección inaugural del acto de apertura del curso en IE Universidad, se mostró partidaria de que las Administraciones “procuren avanzar y que en la enseñanza obligatoria los libros de texto lleguen a ser gratuitos”.
Becerril, que hizo estas declaraciones al llegar al campus de Santa Cruz, reconoció que el Defensor del Pueblo recibe anualmente quejas por asuntos educativos y, últimamente, el coste de los libros de texto es lo que acapara la mayor parte de ellas, junto a las becas.
Respecto al primero de los problemas, añadió que la gratuidad debe ir unida “al fomento de que los libros se trasmitan de hermanos a hermanos o de alumno alumno porque es un bien pagado con recursos públicos y, no solo por razones económicas, sino de utilizar bien el material y cuidar las cosas que son de todos”.
La defensora del pueblo comentó que, en su conferencia ante alumnos y claustro de profesores, iba a hablar “del valor, de la enseñanza universitaria... La inmensa mayoría de la población no llega a estos estudios y aquellos que lo hacen tienen que aprovecharlo bien y eso significa esfuerzo, significa alcanzar conocimiento y significa desarrollar la ciencia, profesiones nuevas; en definitiva, todo lo que la universidad puede ofrecer y esta universidad es un buen ejemplo”. Becerril conoce bien IE Universidad pues su hija Soledad Atienza Becerril es profesora de Abogacía de la institución académica privada e integrante de su Escuela de Leyes.
Así, señaló que “el objetivo de saber no debería ser principalmente la obtención de un empleo sino el aprendizaje. Aprender a crear, a emprender, a tomar decisiones, a cómo ser ciudadanos libres y útiles a la sociedad”. Destacó también las oportunidades que abre la internacionalización de la universidad y puso de relieve que el conocimiento nos defiende de sistemas totalitarios, nos hace alzar la voz ante la violación de los derechos —como en Oriente Próximo— y alertó de que el poder es reversible, advirtiendo a los jóvenes universitarios de que son ellos “quienes deben velar por el mantenimiento y perfeccionamiento de las democracias”. Finalizó con una cita de Kipling: “Yours is the Earth and everything that’s in it. And —which is more— you’ll be a man (or a woman) my song! ” (Tuya es la Tierra y todo lo que hay en ella, y lo que es más: ¡serás un hombre (o una mujer), hijo/a mío/a!)

No hay comentarios: